LA GRAN RUTA DE CINE POR ANDALUCÍA
007 Muere otro día
Sinopsis

Desde Hong Kong a Cuba y a Londres, el agente 007 investiga los planes de Zao, el hijo del pacifista coronel Moon del ejército de Corea del Norte. El MI6 sospecha que los proyectos de Zao pueden poner en peligro la estabilidad mundial, y esas sospechas se confirman cuando 007 descubre que Zao planea unificar los ejércitos de las dos Coreas para atacar Japón y enfrentarse a los Estados Unidos. Pero Bond es apresado y torturado por Zao. Cuando Bond consigue escapar y llega a Londres, averigua que Gustav Graves, un misterioso millonario que tiene negocios con Zao, representa una gran amenaza para el mundo, pues ha fabricado un satélite que le permite dirigir la luz solar a su antojo.

Dirección: Lee Tamahori
Guión: Neal Purvis, Robert Wade
Música: David Arnold
Fotografía: David Tattersall
Intérpretes: Pierce Brosnan, Halle Berry, Judi Dench, Toby Stephens, John Cleese, Madonna,Rosamund Pike, Rick Yune, Kenneth Tsang, Will Yun Lee, Emilio Echevarría,Samantha Bond, Michael Madsen, Colin Salmon, Michael Gorevoy,Lawrence Makoare, Simón Andreu
Productora: Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Metro-Goldwyn-Mayer

 

<
>
Localizaciones
Anécdotas
El único espía con licencia para matar se rindió ante las tortillitas de camarones del restaurante ‘El Faro de Cádiz’. El primer día de rodaje de ‘007. Muere otro día’, el actor Pierce Brosnan acudió por sorpresa a comer al restaurante, donde degustó la típica gastronomía de la costa andaluza: cazón en adobo, gambas, pargo a la sal… El actor, que mantuvo la reserva en la misma mesa mientras duró el rodaje, se convirtió en un verdadero aficionado a las tortillitas de camarones, hasta el punto de que hizo que su madre aprendiera a hacerlas. La actriz Halle Barry también acudió a cenar a este restaurante, donde se le reservó un salón, y afirmó haber quedado “encantada”.
Halle Berry estuvo a punto de perder un ojo durante el rodaje en Cádiz y también estuvo a punto de atragantarse con un higo en la secuencia de seducción con Pierce Brosnan, ya que el actor no paraba de bromear y, al reírse, casi se ahoga.
El rodaje de ‘007 Muere otro día’ se vio alterado por la lluvia y el mal tiempo. La propia actriz Halle Berry relató posteriormente que el agua estaba helada cuando rodó la famosa escena saliendo en bikini de la playa. Para más inri, hacía mucho viento y tuvo que rodarla varias veces, por lo que sufrió hipotermia y una pequeña infección.