Almeriacine ha cumplido este año su 20º aniversario como plataforma de inagotable fuente de información y puesta en valor de un territorio único para los rodajes en el ámbito internacional. Desde su pasión por el séptimo arte y la provincia de Almería, han recorrido un largo camino que comenzó como un grupo de entusiastas aficionados, precursores del turismo cinematográfico, para acabar convirtiéndose en unos indispensables especialistas.

Hoy celebramos una larga y fructífera historia que merece la pena conocer al detalle. Además, como colofón, nos han regalado un top 5 de localizaciones —y películas— indispensables para tu próxima visita a Almería.

– En vuestra web comentáis que, en vuestros comienzos, era difícil encontrar información sobre los rodajes que hasta entonces se habían producido en la provincia. ¿Cómo era el proceso de investigación para obtener los recursos o conocer con exactitud dónde encontrar las localizaciones que buscabais?

El origen del grupo Almeriacine estuvo en un Curso-Homenaje a Sergio Leone que organizó la Diputación de Almería en diciembre de 2000. A partir de ese momento empezamos a recorrer parajes donde se había rodado en el desierto de Tabernas y en Cabo de Gata-Níjar gracias a los conocimientos de algunos de los que nos conocimos en ese evento. Entre ellos, el investigador pionero en Almería, José Enrique Martínez Moya, o el experto localizador, tercera generación de una familia vinculada a los transportes y localizaciones en Almería, Juanito Fernández.

Desde entonces ha sido incesante la labor de reconocimiento, de investigación y de revisitar lugares de rodaje, con varias salidas al año con miembros de Almería, de otras provincias e incluso del extranjero. En las rutas planificadas en esas quedadas iban surgiendo sitios de rodaje, pero en otras ocasiones las hemos organizado expresamente con objetivos concretos de localizaciones que queríamos descubrir después de verlas en alguna película.

making-of-adc-almeriacine-historia_salida
El equipo de Almeriacine en una de sus múltiples salidas / Foto: almeriacine.blogspot.com


– La perspectiva que os da vuestros 20 años de vida os debe haber servido para observar el nacimiento y explosión del turismo de cine. Como anfitriones expertos en vuestra provincia, ¿cómo habéis vivido este fenómeno?

– El auge del turismo de cine en nuestra provincia se ha ido produciendo de forma paralela al creciente interés por la historia del cine rodado aquí, que hace veinte años se veía como algo muy del pasado debido a la escasez de rodajes. De la misma manera que cuando empezamos era muy raro ver un artículo en prensa sobre un rodaje o sobre un paisaje de cine, las pocas publicaciones existentes eran más teóricas que otra cosa, un relato de nombres y lugares, pero sin fomentar su visita.

El año 2008 supuso un punto de inflexión crucial con la apuesta de la Diputación de Almería por una publicación eminentemente práctica: una guía de bolsillo, en español e inglés, con mapas y rutas marcadas. Se trataba de ‘Paisajes de cine’, útil para recorrer los lugares de rodaje de ‘La muerte tenía un precio’ e ‘Indiana Jones y la última cruzada’ por la comarca del desierto, Filabres-Alhamilla. En esa guía, de distribución gratuita, participamos tres miembros de Almeriacine dentro de un numeroso equipo. También nació con ella una web en la que nosotros mismos gestionábamos consultas. En ese tiempo ya existían también algunas páginas con comparativas de localizaciones con el paisaje actual, básicamente de aficionados extranjeros: Japón, Alemania, Italia…

Si hace quince o veinte años el turismo de cine o la afición aún más especializada de “location hunter” eran propias casi de “frikis solitarios”, de aficionados aislados entre sí, la proliferación de páginas web y de publicaciones y las facilidades que ofrecen las redes sociales han dado alas a esta razón de ser de los viajes y se han creado enormes comunidades virtuales en las que se comparte información y se muestran logros y descubrimientos y se informa a los demás sobre destinos de cine.

Desde aquella primera guía, citada anteriormente, es habitual que en las publicaciones sobre el cine rodado en Almería tengan un peso específico importante las rutas recomendadas detalladas. Tal es el caso de la Guía CINE editada por el Instituto de Estudios Almerienses en 2011 (2ª edición actualizada y ampliada en 2018) o la guía ‘La Almería de Sergio Leone’ (Diputación de Almería, 2016), esta última eminentemente práctica, de bolsillo, y de nuevo en edición bilingüe. En ambas hay participación como autores de miembros de Almeriacine. La importancia que se otorga al turismo de cine en distintos ámbitos queda patente además en el hecho de que estas dos últimas publicaciones fueran ganadora y nominada respectivamente, como mejor libro de cine en distintas ediciones de los premios del cine andaluz otorgados por ASECAN.

La oferta de Almería en cuanto a turismo de cine es abrumadora y ya se cuenta con herramientas valiosas y muy útiles, pero desde Almeriacine también estamos vigilantes y denunciamos peligros como la masificación de nuestros espacios naturales en determinadas épocas del año o el abandono y pérdida de algunos edificios y decorados emblemáticos.


– Del celuloide a la realidad, vuestras salidas y rutas destacan por el rigor de la información y los emplazamientos elegidos. ¿Podéis destacar alguna de ellas en concreto por su especial atractivo?

– El desierto de Tabernas se presta mejor que cualquier otro sitio para organizar pausadas rutas de cine a pie y por eso es nuestro favorito. Aúna la sencillez de los recorridos de senderismo, en función de la distancia a recorrer, con una gran cantidad de hitos de cine en cualquier camino que elijas. Al margen de poder diseñar rutas novedosas combinando otras anteriores, existen zonas como las ramblas Otero, Viciana, Indalecio, El Búho o la ruta del Puente Leone, recorridas en numerosas ocasiones y que siempre nos ofrecen alguna novedad, un encuadre no visto antes o un nuevo rodaje que evocar.

Aunque llevemos muchas suelas ya gastadas por esas ramblas, el desierto de Tabernas nos sigue sorprendiendo y parece no acabarse nunca, pues siempre buscamos nuevas miradas.

En el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar no es tan fácil trazar rutas sin ayuda de vehículo y por eso y por su peculiar belleza destaca para nosotros una ruta de senderismo que nos llevaría desde la planta Denver de Rodalquilar hasta las minas de oro del cerro del Cinto. En ella se disfruta de la historia minera de la zona y del paso de grandes directores como Sergio Leone, Steven Spielberg o Ridley Scott.

La pedanía de Los Albaricoques, donde se rodaron tantos westerns, es un ejemplo de adecuación del entorno para el turismo de cine. Junto a la era del duelo final de ‘La muerte tenía un precio’ y en las calles por las que anduvieron Clint Eastwood, Lee Van Cleef o Gian Maria Volonté a las órdenes de Sergio Leone encontramos paneles explicativos y un callejero dedicado casi por completo a aquellas estrellas del western que han convertido el pueblo en un lugar de peregrinaje para aficionados de todo el mundo. A escasos kilómetros de aquí, en el emblemático cortijo del Fraile podemos admirar un paisaje único desde las perspectivas etnográfica, literaria y cinéfila.

En toda la costa, en sus playas vírgenes, son innumerables los escenarios de cine a visitar como alternativa al turismo de sol y playa, aunque el interesado en esta clase de turismo cinéfilo debe prever la gran afluencia de visitantes que en primavera y verano acude a enclaves icónicos como las playas de Mónsul, Genoveses y el Playazo de Rodalquilar.

making-of-adc-almeriacine-historia_conan_el_barbaro
El icónico templo de Thulsa Doom en ‘Conan, el bárbaro’, a los pies del Peñón de Bernal, visitado por Almeriacine / Foto: almeriacine.blogspot.com



– ¿Hay alguna localización que os haya sido especialmente difícil de encontrar?

– Más que por dificultad, ya que todas las que nos planteamos terminan por encontrarse tarde o temprano, podemos recordar, por lo anecdótico, hace unos quince años ya, el descubrimiento del túnel en el que Indiana Jones (Harrison Ford) y su padre Henry (Sean Connery) son perseguidos por una avioneta en ‘Indiana Jones y la última cruzada’ (Steven Spielberg, 1989). Lo localizamos en el cerro del Cinto y se trata de un túnel que se construyó en 1956 para que pasaran camiones cargados de estériles para arrojarlos ladera abajo. Nos cuadraba perfectamente la entrada del túnel, las vetas de la roca, con las imágenes de la película, pero no la salida del coche y la avioneta. Así que nos atrevimos a cruzar los 160 metros de túnel, con el tramo central a oscuras y con desprendimientos, en busca de la otra boca.

Después de la aventura y de no encontrar lo que buscábamos, al final del día, con todos en casa, algunos a 300 kilómetros de Almería, una de las asistentes dio con la clave: Spielberg había invertido la imagen y había utilizado la misma boca del túnel, cambiando algo de atrezzo, para la entrada y la salida.

La magia y los trucos del cine nos habían gastado una broma a unos cuantos “cazadores de localizaciones” pensando de manera demasiado racional. La boca del túnel de fácil acceso era la única que había utilizado, como entrada y como salida.

Otro título que siempre nos ha dado mucho juego es la maravillosa serie de TVE ‘Curro Jiménez’, que cuenta con rendidos fans en nuestro grupo. Rodada a finales de los años setenta a lo largo y ancho de Andalucía, los siete capítulos que tienen como escenario la provincia de Almería nos ha regalado algunos bonitos retos para encontrar una cortijada ya desaparecida o rehabilitada o una galería minera en un barranco escondido de Rodalquilar que utilizaba Sancho Gracia como guarida.



– El público general conoce los rodajes en Almería de títulos míticos como Lawrence de Arabia, Indiana Jones y la Última cruzada o Juego de Tronos ¿Hay algún otra película o localización que echéis de menos en esta lista, tan recurrente en los medios?

– La lista sería larguísima, del mismo modo que lo sería una con los nombres de directores, actores y actrices que han pasado por Almería. En cuanto a películas, entre lo más destacado de todo lo rodado en Almería siempre tienen que figurar los cinco westerns de Sergio Leone, que incluyen la conocida como “Trilogía del dólar”, ‘Cleopatra’, ‘Patton’, ‘El reportero’, ‘Conan, el bárbaro’, ‘Exodus: dioses y reyes’ y también mucho cine español, como ‘Los gallos de la madrugada’, ‘Martín (Hache)’, ‘800 balas’ o Vivir es fácil con los ojos cerrados.

making-of-adc-almeriacine-historia_portada_exudus_dioses_reyes
El rodaje de ‘Exodus: dioses y reyes’ de Ridley Scott devolvió a Almería al mapa de las grandes superproducciones.


– Volviendo al impresionante decorado natural que representa el desierto de Tabernas, ¿habéis hecho algún descubrimiento especial allí que os haya sorprendido y que se escape a las tradicionales rutas turísticas?

– Nuestro desierto, que fue distinguido en 2020 por la Academia del Cine Europea como Tesoro del cine europeo, es nuestro destino favorito, tanto por la gran cantidad de rodajes que podemos evocar allí como por la facilidad que brinda para realizar rutas en grupo a pie. Llevamos veinte años recorriendo cada rambla y conservamos la sensación de que aún nos queda desierto por descubrir. A veces basta con desviarte de la ruta habitual y subir una ladera o tomar un antiguo camino abandonado para descubrir nuevas perspectivas. No se nos acaba nunca el desierto.

En el lugar más inesperado te encuentras pequeños restos de un rodaje de los años setenta, unas botellas -muy reconocibles las de la época- en un lugar específico donde un equipo de rodaje se reponía del calor, o unos carbones de los arcos de iluminación que se utilizaron hasta los años noventa. En esa época no existían las exigencias actuales de respeto al medio ambiente, pero a esa pequeña escala se agradece y constituyen pequeños tesoros para los aficionados.

Alguna vez incluso hemos encontrado alguna pieza metálica que se ve perfectamente en pantalla en una cabaña donde está Terence Hill o una pequeña jarra de aluminio que sin duda alguna se utilizó en ‘Agáchate, maldito’, de Sergio Leone, ya que en ese lugar concreto no se rodó nada más. Y más allá de pequeños objetos como los citados, es muy gratificante la emoción de encontrarte tapada por la maleza una escalera construida para Conan, donde rodó Arnold Schwarzenegger, o tres rocas situadas exactamente igual que cuando se ocultaron tras ellas los protagonistas de Indiana Jones y la última cruzada. Aún perduran en el desierto ejemplos de hitos de rodaje intactos.

– Gracias a la panorámica y la historia de vista que tiene Almeriacine por sus 20 años de actividad, contáis con un inmenso corpus documental y fotográfico con el que se os puede calificar de expertos. Desde este punto de vista ¿echáis de menos un futuro emplazamiento para rodajes que los localizadores aún no hayan descubierto?

– Del mismo modo que existen parajes muy concretos y de relativa reducida extensión donde se han podido rodar perfectamente veinte o treinta películas, también existen otros vinculados en exclusiva a un título y nada más. Después de veinte años de afición y de fotografiar algunos sitios decenas y decenas de veces a lo largo del tiempo, hay que reconocer que tenemos cierta deformación visual que nos hacer “ver esta o aquella película al mirar el paisaje”, es algo ya inevitable.

Hace muy poco, en un tranquilo paseo por un palmeral cercano a San Miguel de Cabo de Gata, una base de ladrillos con forma circular que a cualquiera le puede pasar desapercibida por considerarlo un simple resto de alguna construcción, a nosotros nos trajo a la memoria una imagen de película y, efectivamente, eran los restos de un pozo en un oasis que aparece en ‘Nunca digas nunca jamás’, la entrega de James Bond que rodó en Almería Sean Connery.

Igual que vemos cine en un paisaje, otras veces nos preguntamos cómo en un paisaje concreto aún no se ha rodado nada. Un lugar como la rambla de Los Arcos, en el pueblo de Rioja, que recientemente se puso de moda entre senderistas por la conocida como ruta de los Fantasmas, y que nunca había aparecido en el cine, fue utilizada por primera vez en la tercera temporada de la serie Penny Dreadful en 2016. Lo mismo podría pasar en cualquier momento con lugares con indudable atractivo como la rambla de los Yesos en Alboloduy o la rambla de las Balsas en Gádor, por donde solo ha pasado una producción menor.

Extra de cine: las cinco localizaciones —y sus películas— recomendadas por AlmeriaCine

Destacamos cinco entre los imprescindibles, por su significación y por la facilidad de acceso:

  • La playa de Mónsul: Indiana Jones y la última cruzada, El viento y el león, El barón de Munchausen, entre otras.
  • Los poblados del oeste (ambos de pago):  Oasys-Minihollywood: ‘La muerte tenía un precio’, ‘El bueno, el feo y el malo’, ‘Duelo a muerte en OK Corral’, y Fort Bravo Studios: ‘800 balas’, ‘Blueberry’, ‘Los hermanos Sisters’. 
  • Los Albaricoques y el cortijo del Fraile: ‘La muerte tenía un precio’, ‘El día de la ira’, ‘El Cóndor’, ‘El bueno, el feo y el malo’, ‘Los hombres de Paco’.
  • El desierto de Tabernas: algunas ramblas muy accesibles, andando y próximas a la autovía A-92             como  las de Otero, Lanújar y Viciana (oasis de Lawrence de Arabia) y otras a las que se puede acceder en coche como la rambla del Búho y su Tortuga fueron los escenarios para ‘Lawrence de Arabia’, ‘Orgullo de estirpe’, ‘El bueno, el feo y el malo’, ‘Mercenarios sin gloria’, ‘Mando perdido’, ‘Juego de tronos’, ‘Patton’, ‘Assassin’s Creed’ o ‘The Crown’.
  • El Chorrillo: aunque en su entorno se rodaron algunos de los primeros westerns y más recientemente otros títulos bélicos o bíblicos, fue a partir del rodaje de ‘Exodus: dioses y reyes’ en 2013 cuando el lugar saltó al “estrellato” con rodajes sucesivos como ‘Juego de tronos’, ‘Penny Dreadful’ y ‘Assassin’s Creed’ y ha sido visitado por incontables cinéfilos y curiosos.

Log in with your credentials

Forgot your details?