Desierto de Tabernas

Tabernas, Almería

Galería

© Imagen: Andalucía Film Commision


Ubicado tan sólo a 30 kilómetros de Almería capital este Paraje Natural protegido de 280 km2 de extensión es uno de los paisajes más retratados en el cine, en parte por el gran éxito de los spaguetti western de los 60 y 70. Más de 300 días de sol al año y sus singulares formaciones geológicas (algunas recuerdan al paisaje lunar) convierten a este espacio inigualable en un magnífico plató para el rodaje de cualquier producción audiovisual.


Estamos cargando la localización, por favor espera un momento…

Aquí se rodó

En ‘Juego de Tronos’, el desierto de Tabernas se convirtió en el Mar Dothraki, una gigantesca estepa del continente de Essos que atraviesan los hercúleos guerreros. Concretamente, en la Rambla del Cautivo, se rodaron varias secuencias de acción en las que participaron numerosos especialistas y caballos. También se rodó en una cantera próxima a los Karst de yesos, en Sorbas.

El desierto de Tabernas ha sido escenario de todas las películas que Sergio Leone rodó en Almería.  En el caso de ‘La muerte tenía un precio’ encontramos numerosas referencias. En la Rambla Viciana transcurre una escena con la banda de Indio. Numerosas escenas de transición en las que los personajes de Clint Eastwood y Lee Van Cleef persiguen a Indio y sus hombres se localizaron en la Rambla Indalecio, en las cercanías del Oasys – MiniHollywood y en la carretera que sube hacia Sierra Alhamilla. En ella vemos esa formación conoidal tan peculiar, punto en el que los personajes de Lee Van Cleef y Clint Eastwood se encuentran en ‘La muerte tenía un precio’ para urdir un plan con el que puedan dar caza a la banda de Indio.

El Llano del Duque, una espectacular explanada del Desierto es la imagen que abre ‘La muerte tenía un precio’: Un cowboy va montado en su caballo y en primer término surge un rifle que dispara a ese objetivo.Este llano también se ve en ‘El bueno, el feo y el malo’, cuando el Rubio, Clint Eastwood, abandona a su suerte a Tuco, Eli Wallach, después de ‘disolver su sociedad’.

En el oasis que se construyó en la Rambla El Cautivo, con árboles y grandes palmeras traídas desde Alicante, es donde los protagonistas de la película ‘Lawrence de Arabia’ se sientan a descansar junto a un grupo de árabes y dos de ellos piden a Lawrence ser sus sirvientes. También las escenas en la que Omar Sharif habla con un periodista americano y las escenas nocturnas en las que se enfrentan las tribus árabes con T.E. Lawrence al frente. Y cuando Peter O’Toole y su amigo (Omar Sharif) descansan en un oasis, cuando contemplan la ciudad de Áqaba y cuando el primero le indica al segundo cómo llegar a la ciudad.

En este desierto se rodaron las escenas nocturnas de la lucha entre las tribus árabes comendadas por T.E. Lawrence. Las escenas de las conversaciones entre el personaje de Omar Shariff y un periodista americano y entre éste y el personaje de Peter O’Toole también se rodaron en este desierto. O cuando Lawrence  le indica a Sherif Ali el camino a seguir hasta Áqaba. En unos montículos cercanos, ambos personajes contemplan la ciudad en la oscuridad.

Para ‘Indiana Jones y la última cruzada’, aquí se rodaron varias escenas, como la de Julian Glover mirando hacia el Cañón de la Luna, lugar en el que espera hallar el Santo Grial. También cuando Harrison Ford  se enfrenta a tres soldados subido a un tanque y cuando logra evitar la caída con el tanque y escalar la pared. La Rambla del Búho simulaba ser el desierto de Turquía en varias secuencias de acción, como cuando Indiana Jones, montado a caballo, intenta zafarse de un tanque que lo persigue y que se libra con un cañonazo de un coche que ha caído sobre él.

Varias secuencias de ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ se ruedan allí, como cuando Antonio intenta encontrarse con “Míster Lennon” y dos guardias civiles le impiden el paso, o cuando finalmente consigue llegar hasta las caravanas del rodaje.

También Connery estuvo allí para rodar ‘Shalako’, en concreto, una escena al principio de la película en la que aparece tumbado en el suelo con su caballo, junto a una enorme roca. En unas rocas cercanas es donde se esconden de los indios varios personajes de esta película, incluido Connery.

A pesar del blanco y negro, el sofocante calor del desierto almeriense se deja notar en la escena de los créditos iniciales de ‘La colina’, rodada en la Rambla del Cautivo. Un soldado que carga un saco de arena en una pronunciada colina es víctima del cansancio y la insolación y cae rendido al suelo. Todo ocurre en el interior de un campamento militar. También se rodó ahí otra escena en la que Sean Connery y otros soldados son obligados a subir en repetidas ocasiones por esa misma colina cargados con sacos bajo un implacable sol y el protagonista es castigado a seguir haciéndolo solo.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?