El bueno, el feo y el malo

Una película de Sergio Leone (1966)

Guión: Agenore Incrocci, Furio Scarpelli, Luciano Vincenzoni, Sergio Leone
Música: Ennio Morricone
Fotografía: Tonino Delli Colli
Intérpretes: Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Eli Wallach, Aldo Giuffrè, Rada Rassimov, Mario Brega, Luigi Pistilli, Aldo Sambrell, Enzo Petito, Claudio Scarchilli, Al Mulock, John Bartha, Livio Lorenzon, Antonio Molino Rojo, Sandro Scarchilli, Chelo Alonso
Productora: Coproducción Italia-España-Alemania del Oeste; Produzioni Europee Associati (PEA) / Arturo González P.C. / Constantin Film Produktion


Tres pistoleros buscan un tesoro escondido en un cementerio con el telón de fondo de la guerra civil norteamericana. Rubio, Sentencia y Tuco, o lo que es lo mismo, el bueno, el feo y el malo, tendrán que colaborar entre ellos para conseguir el ansiado botín.

Anécdotas


Después del incontestable triunfo de público que consiguió ‘La muerte tenía un precio’, que actualmente continúa siendo una de las películas más vistas en la historia del cine italiano y español, Leone podía afrontar el proyecto que quisiese. Decidió cerrar su ‘Trilogía del dólar’ con ‘El bueno, el feo y el malo’, un ambicioso proyecto en cuyo título ya quedan simplificados los roles de los tres personajes principales, interpretados de manera magistral por Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef.
La incorporación de Eli Wallach al elenco es una de las novedades y principales atractivos de esta película. Wallach representó a la perfección el espíritu mediterráneo, latino, picaresco y socarrón que tenían las películas de Leone y que constituían puntos que las diferenciaban de los westerns clásicos estadounidenses. El Tuco de Wallach se puede equiparar al Sancho de Don Quijote, ese fiel escudero indispensable para que brille el protagonista.
La provincia de Almería fue una parte central de las localizaciones de la película aunque debido al planteamiento de la historia en la que los personajes principales emprenden un viaje en el que van de un paisaje árido a otro más frondoso, entraron en liza otros muchos enclaves además de los almerienses, entre estos cabe destacar los que se materializaron en las provincias de Granada y Burgos, y en la Comunidad de Madrid.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?