El cine en la Costa del Sol se puede contar a través de sus hoteles con estrella. No solo las que lucen en sus fachadas, sino también las que han dormido sueños de cine en sus suites de película. Imprescindibles para establecer los cuarteles de rodaje de los filmes, el caso de los establecimientos malagueños es singular porque no solo han pujado -y los siguen haciendo- por alojar a Brigitte Bardot, Boris Karloff, Walt Disney, Maureen O’Hara, John Malkovich o Antonio Banderas entre sus terrazas y piscinas, sino que han rivalizado para acoger también escenas de esas mismas películas. Por ello, esta ruta permite revivir aquellas escenas para tomarse un aperitivo en el mismo local al que Raquel Welch llegaba en un burro-taxi, pasar por la recepción en la que Kirk Douglas pedía su llave o acodarse en esa barra de bar que tiempo atrás fue famosa en todo el mundo por un escándalo que llevó a Frank Sinatra a la cárcel de Málaga. Esta ruta merece reservar la butaca cinco estrellas.

Anécdotas


Genius: Picasso
Además de rodar en Málaga, la productora National Geographic eligió el Gran Hotel Miramar para la fiesta del estreno de la serie ‘Genius: Picasso’, con Antonio Banderas como anfitrión.

Los joyeros del claro de luna
La debilidad por los animales de la Bardot quedó patente en el rodaje de ‘Los joyeros del claro de luna’, ya que la actriz se encaprichó con el burrito que aparecía en la película. Todo un amor platónico como demuestra el nombre que le puso al equino, Romeo, al cual acabó comprando a su dueño cuando acabaron las escenas con el pollino y llevándoselo al hotel. Así lo recordaba el director del filme y pareja entonces de la actriz, Roger Vadim: “Como la gerencia del hotel no le permitió instalarlo en el garaje, lo subió a su habitación. Una mañana me hizo llamar. La encontré en la cama. El burro estaba tendido a su lado, encima de la colcha».

El coronel von Ryan
Tras pagar su multa en la comisaría de Málaga, Frank Sinatra se montó en un vuelo vía París y mandó su célebre telegrama con destino a las autoridades franquistas: “Nunca volveré a ese maldito país”.

Scent of Mistery
‘Esencia de misterio’ (Scent of Mistery) fue la primera película en utilizar el innovador sistema Smell-O-Vision, que se proponía revolucionar el cine tras la llegada del sonido y del color. Ahora, la novedad era los aromas que el público podía  oler en las salas de cine conforme aparecían en la trama. Para su estreno en 1960 se adaptaron tres cines en Nueva York, Los Ángeles y Chicago, con una costosa instalación que liberaba las fragancias mediante conductos situados debajo de cada butaca. Pero según la crónica de la revista ‘Variety’, la expulsión de los olores se acompañaban de un molesto silbido al recorrer los tubos, mientras que las esencias fueron mezclándose una detrás de otra y el ambiente dentro de la sala se transformó en pestilente. Un fracaso absoluto del que no se salvó ni con la presencia de Elizabeth Taylor en el reparto.

El ídolo
El rodaje de ‘El ídolo’ estaba ambientado en Las Bermudas. No obstante, en la escena de la piscina se coló un gazapo de antología con Larry Hagman –el famoso JR de ‘Dallas’ – colgado al teléfono y al fondo la bandera de España ondeando en ese Caribe de ficción.

Una vez no basta
Cuando escuchaba aquello de «corten» en el rodaje de ‘Una vez no basta’, el actor Kirk Douglas se dedicó a recorrer los garitos de moda de la Costa. Desde la sala de fiestas más chic de Torremolinos, Tiffany’s, a otro imprescindible de la época, el Bar de Menchu, el antro de luxe que regentaba Menchu Escobar y que atraía a todos los ricos y famosos.

Un toque de distinción
Al recibir el Oscar por su interpretación, Glenda Jackson renegó del galardón afirmando: «No hice nada para ganarlo. Absolutamente nada”.

Torrente 2: Misión en Marbella
‘Torrente 2, Misión en Marbella’ sigue siendo la entrega más rentable de la saga, ya que superó los 22 millones de euros en taquilla.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?