Señor, dame paciencia

Cádiz · Huelva

Gregorio, un banquero muy conservador y madridista, se queda viudo de manera repentina y se ve obligado a cumplir la última voluntad de su mujer: pasar un fin de semana con sus hijos y sus parejas en Sanlúcar de Barrameda para esparcir sus cenizas en el Guadalquivir. Aquí es donde empiezan los problemas para Gregorio, ya que su hija Sandra está casada con Jordi, un catalán muy culé. Su otra hija Alicia, está saliendo con Leo, un hippie anti-sistema; y Carlos, su hijo pequeño, se presenta con su novio Eneko, un vasco de origen senegalés. Este viaje pondrá a prueba la tolerancia y la capacidad de perdonar de una familia tan disfuncional como cualquier otra, en el que tendrán que aprender a aceptarse los unos a los otros, con sus virtudes y defectos.

Anécdotas


Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?